mansion mujica

La Mansión Mujica

Hasta el año 2005, en una frecuentada esquina de Ñuñoa, se erigió por muchos años una casa muy antigua, de una construcción clásica, que se diferenció no sólo por sus particularidades arquitectónicas, si no también por ser conocida como La Mansión Embrujada de Ñuñoa, o como se le de decía coloquialmente, Casa Mujica.

Esta propiedad, ubicada en las intersecciones de Avenida Grecia, San Eugenio y Matta Oriente, estuvo abandonada por muchos años a cargo de una corredora de propiedades, la cual tuvo muchas dificultades para venderla, debido a los rumores de lo vecinos y los amantes de lo paranormal.

En torno a la Mansión Mujica, existen muchos relatos acerca de lo que ocurría en su interior, quejidos indescifrables a las 3 de la mañana, ruidos durante el día, personas que luego de visitarla tuvieron accidentes, luces que se prendían y pagaban, apariciones de fantasmas y mucho más. Por años, parapsicólogos, médiums y otros esotéricos la visitaron, confirmando su maldición y también asegurando que estaba demasiado “cargada” y que no podía limpiarse.

Pero ¿A qué se atribuye la maldición de esta mansión? Según varios historiadores en investigadores, la casa fue construida por orden de Críspulo Mujica, hombre aristócrata de muchos recursos, como parte de una finca en la que vivía. La casa se empezó a construir en el 1900, y fue diseñada con la ayuda de un criado del latifundista, un hombre de pasado misterioso, del que sólo supo que había sido militar, y que había sido rico, y que había quebrado en extrañas circunstancias.

Este hombre, se ganó rápidamente la confianza de Críspulo, y se volvió su criado más preciado, pues el hombre mayor sabía mucho sobre distintos temas, pero en especial, sobre el linaje de los Mujica, con el cual el joven adinerado no había tenido contacto, ya que no había conocido a su padre. Cómo ustedes ya sospecharan, este viejo militar, no era otro que el padre de Críspulo, capitán español que había recorrido Chile y el resto de América, conquistando a cuanta dama aristócrata se le cruzaba en el camino.

El capitán español, esperó mucho tiempo, porque se avergonzaba de contarle la verdad a su hijo, pero también, porque sabía que una terrible maldición pesaba sobre él y su descendencia. En Ecuador, y luego de estar preso por robo, conoció una bruja de la selva, a quien sedujo y engañó como lo había hecho con tantas otras. Esta bruja llevada por el despecho es quien lo maldijo, con una maldición que posteriormente le cobraría la vida de su esposa y la pérdida de todas sus propiedades.

Según se cuenta, Críspulo murió sólo unas semanas después de saber la verdadera identidad de su confiable criado por casualidad, luego de que lo enviará a supervisar los arreglos finales de la construcción. No fue hasta 1914, que la familia de Mujica se pudo trasladar a la finca, mientras que el viejo capitán seguía trabajando como criado, tratando de mantener su anonimato. No se sabe cuándo murió realmente, pero todos oyeron de una extraña mujer que lo visitó en su lecho de muerte, de quien sólo se supo que era una “vieja amiga”.

La casa estuvo habitada por dos generaciones de Mujicas hasta 1997, cuando murió su última propietaria dentro de la misma casa. Luego de esto, fue imposible venderla, y quedó abandonada hasta su incendio en el 2005. Los más escépticos dicen que fue un incendio provocado para poder desocupar el terreno y vender más fácil, otras personas dicen que fueron los fantasmas de la casa, enojados por todos los intentos de los propietarios de vender el inmueble.

Entre los escombros, se encontró intacto un cuadro muy perturbador, que según algunos conocedores como Laura Cotini pertenecería a un Saibfotkin, emparentado con una de las primeras conquistas del capitán. Pero de él hablaremos en otra ocasión.

Verdad o mito, la Casa Mujica marcó una década de lo paranormal en Santiago, siendo recordada hasta hoy por sus influencias en el cine y la literatura chilena contemporánea. Hoy en día en su lugar se alza un centro comercial, pero no podemos si no preguntarnos, ¿Seguirán morando espíritus en la nueva construcción? ¿Habrá terminado por fin la maldición de los Mujica?

Si has visitado el nuevo centro comercial, coméntanos que has sentido, quizá por fin estén descansando los Mujica, o quizá sigan tratando de liberarse de su maldición.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: